cloud computing

El año 2017 vendrá marcado por varias tendencias en el sector del almacenamiento, como indican desde NetApp.

Mark Bregman, CTO de la compañía, en colaboración con Val Bercovici, CTO de SolidFire, y Manfred Buchmann, vicepresidente de ingeniería de sistemas para EMEA de NetApp, detallan a continuación las claves actuales del almacenamiento.

 

1. El cloud como agente catalizador y acelerante

Cada vez más organizaciones han optado por implementar tecnologías de cloud para cubrir sus necesidades en materia de datos.

Actualmente, basta con contar con una tarjeta de crédito y una cuenta de AWS para poner en marcha un proyecto en un día y mantenerlo en un régimen de pago por uso.

Los nuevos modelos de consumo en función del uso, basados en plataformas como servicio (PaaS) y combinados con nuevas ofertas en materia de escalabilidad, adecuación a normativas y protección de datos, están haciendo de las infraestructuras en el cloud algo esencial para las empresas de todos los tamaños.

 

2. Evolución dinámica y en aumento de tecnologías de almacenamiento y gestión de datos

A medida que las arquitecturas tecnológicas continúen evolucionando para adaptarse a las nuevas aplicaciones e infraestructuras del cloud, también asistiremos a la aparición de un espectro mayor y más dinámico de tecnologías de almacenamiento.

Ya hemos visto cómo el almacenamiento flash ha ganado rápidamente en popularidad, al ofrecer una eficiencia y rendimiento increíbles.

Del mismo modo, HCI o infraestructuras hiperconvergentes son unas de las nuevas arquitecturas que abordan la importante demanda de infraestructuras más sencillas y reducen la necesidad de asignar recursos administrativos a la gestión del almacenamiento de una organización.

Aunque la primera generación de soluciones HCI han tenido cierto éxito, no han conseguido satisfacer las necesidades de las empresas en materia de flexibilidad o escalabilidad. Esperamos que la nueva generación de soluciones HCI aprovechen lo aprendido durante el surgimiento de las infraestructuras convergentes, ofreciendo así infraestructuras que cuenten con escalas aptas para servicios web y que además sean capaces de cubrir estas necesidades.

Además, veremos una transición hacia redes con un mayor ancho de banda, que permitan gestionar movimientos de grandes volúmenes de datos.

 

3. Los datos son la nueva divisa

El explosivo crecimiento en el volumen de los datos al que hemos asistido como resultado de la economía digital actual ha resultado en un cambio radical, en el que hemos pasado de utilizar los datos como herramienta para realizar operaciones de negocio a reconocer que los datos son el elemento central del negocio.

 

4. Los nuevos modelos se afianzan

La importancia de los datos exige la creación de un universo de servicios capaces de trabajar conjuntamente para resolver problemas críticos de todo tipo. Esto requiere plataformas compatibles y un ecosistema de proveedores y desarrolladoras que las hagan posibles.

 

5. Las nuevas tecnologías se convierten en lo común

Todos estos elementos impulsores para las empresas llevarán al predominio de las nuevas tecnologías, especialmente en forma de nuevos paradigmas para las aplicaciones. Ya hemos asistido al surgimiento de tendencias de este tipo con el movimiento DevOps. A medida que el valor de los datos va ganando en importancia para las empresas, iremos viendo cómo pasan a ser el modelo más extendido.

 

6. La consumerización de la tecnología es un hecho

Los usuarios buscan ahora la simplicidad que ofrecen experiencias de uso como las propias de un smartphone, además de una gestión automatizada y una gran integración entre aplicaciones y servicios. Estas expectativas están afectando a cómo se desarrollan todas las tecnologías de gestión de datos y almacenamiento.

Add your review

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *