google

Una sentencia de un juez estadounidense obliga a Google a entregar al FBI correos electrónicos de los usuarios de Gmail almacenados fuera del país, como prueba en dos investigaciones separadas.

 

No obstante, Google ha anunciado que apelará la sentencia del juez.

 

La decisión del magistrado difiere de otra similar que se tomó en la corte federal de apelaciones, y que en ese momento respaldó a Microsoft cuando el FBI quería tener acceso a correos electrónicos almacenados en Irlanda.

 

“Google ha cumplido parcialmente con las órdenes” mediante la entrega de datos que podrían estar almacenados en sus servidores ubicados en Estados Unidos, escribió el juez Thomas Rueter.

 

“Sin embargo, se ha negado a entregar otros datos requeridos (…) apoyándose en una reciente decisión del Tribunal de Apelaciones de Segundo Circuito en Estados Unidos (en referencia a Microsoft)”, añadió.

 

Rueter argumenta que “la transferencia electrónica de datos de un servidor en un país extranjero al centro de datos de Google en California no equivale a una “incautación”, porque no hay una interferencia significativa en el interés de posesión del titular de la cuenta con respecto a sus datos”.

 

De hecho, de acuerdo con una cláusula de Google y el Gobierno, Google transfiere regularmente datos de usuarios de un centro de datos a otro sin el conocimiento del propio cliente.

 

“Cuando Google produce los datos electrónicos de acuerdo con las órdenes de búsqueda y el Gobierno lo ve, la invasión real de la privacidad de los titulares de cuenta -las búsquedas- ocurrirá en los Estados Unidos”.

 

“Incluso si la recuperación de los datos electrónicos de Google desde sus múltiples centros de datos en el extranjero tiene el potencial de una invasión de la privacidad, la infracción real de la privacidad se produce en el momento de su divulgación en los Estados Unidos”, apuntó el juez.

 

Google no conoce dónde se encuentran los correos electrónicos, pero ha configurado su red de manera que sólo se puede acceder a los emails desde California.

 

Por ello, Rueter afirmó que si seguía la decisión del Segundo Circuito, los datos serían esencialmente inmunes a cualquier proceso legal en cualquier país.

 

Un portavoz de Google dijo en una declaración después de la sentencia: “El magistrado en este caso se apartó del precedente, y tenemos previsto apelar la decisión”.

Add your review

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *